Cine- Literatura- Música- Fotografía- Viajes- Reflexiones- Budismo- Reiki- Filosofía Oriental- Yoga y más...

9 de octubre de 2011

Agua para elefantes

Todos durante nuestra niñez asistimos a un espectáculo circense con las locuras de los payasos, la magia de los animales, las luces, los malabaristas y los trapecistas... un mundo que parece mágico; al menos eso es lo que vemos cuando el telón se levanta y empieza el show, pero nadie sabe lo que se esconde tras esos palcos luego que las luces se apagan y el público regresa extasiado a sus casas. Esa es la historia de "Agua para elefantes", que nos muestra el otro lado del mundo del circo: el esplendor, el éxito, el amor, el odio, el fracaso, la explotación, el abuso, la impotencia... la historia se lleva a cabo durante la época de la gran depresión norteamericana; un estudiante de veterinaria por circunstancias de la vida acaba trabajando en un circo cuidando de los animales.
La actuación de Christoph Waltz, el villano de la historia, como siempre espectacular.
La película nos muestra un lado que la gente muchas veces no quiere ver: las condiciones en que los pobres animales viven en estos circos, cómo son maltratados, abusados y explotados. Esta es una práctica que debería ser prohibida. Ya se demostró que un espectáculo puede ser maravilloso sin tener que usar animales; el ejemplo más grande es el "Cirque du Soleil".