Cine- Literatura- Música- Fotografía- Viajes- Reflexiones- Budismo- Reiki- Filosofía Oriental- Yoga y más...

19 de setiembre de 2008

En contra de la corriente

Cuántas veces uno quiere hacer algo y las cosas no salen aunque empujemos y presionemos, ignorando las señales que nos dicen que no es la ocasión para hacerlas. Ayer me pasó eso. Creo que en el 99% de los casos, cuando he planeado un viaje para ver a un maestro espiritual, o para participar en algún seminario de yoga, las cosas han salido súper fáciles; inclusive los días libres que he pedido me han tocado sin tener un seniority decente en el trabajo.
Hace dos días me enteré que Amma visitaba Argentina este fin de semana; pues inmediatamente decidí viajar... pero había un pequeño inconveniente: tengo un vuelo de trabajo. ¿Cómo haríamos? mmm ... pues empezé a llamar a la gente para cambiar el vuelo: increíblemente las cosas se ponían cada vez más difíciles y no había forma de deshacerme de ese vuelo; creo que llamé como a veinte personas y nada, inclusive a la oficina y tampoco pudieron ayudarme. Ya en un momento de resignación, me senté y pensé: si las cosas no se están dando es por algo; algo me está diciendo que no debo ir y yo necia no he hecho caso y estoy nadando en contra de la corriente; pues averigüemos qué está pasando.
Entré a la página web de Amma en Argentina y me dí con la sorpresa que Amma no iba este año; quien iba era su discípulo a dar unas conferencias. Amma recién visitará Sudamérica el próximo año. ¿Qué tal? Estaba haciendo las cosas a la loca y no escuchaba los mensajes que decían: "no debes ir, no es el momento".
Si escucháramos más a menudo las señales que el cosmos nos envía, nuestras vidas fluirían mucho mejor y estaríamos más tranquilos y felices. A veces es necesario detenernos y observar lo que está sucediendo a nuestro alrededor; tal vez así veremos muchas cosas que antes pasaron frente a nuestros ojos y no las quisimos ver.

1 comentario:

Kikado dijo...

Así es mi querida Marietta, nunca hay que nadar contra la corriente, Te dejo al respecto un refrán de mi abuela materna: "Voy despacio que estoy deprisa".