Cine- Literatura- Música- Fotografía- Viajes- Reflexiones- Budismo- Reiki- Filosofía Oriental- Yoga y más...

22 de octubre de 2007

Viaje a la India I. Set/Oct 2007

Luego de 40 días fuera del Perú, vuelvo para contar un poco mi experiencia en la India, un viaje tan esperado, tan soñado, tan lleno de expectativas y planeado desde hace algunos años. Desde su concepción en el año 2003, sufrió de varias modificaciones; y aunque en un principio esos cambios me afectaron un poco, luego descubrí que tenían que suceder así y tenía que aceptarlos como iban viniendo y porsupuesto siempre vinieron con alguna enseñanza a cuestas.

Este no va a ser el único artículo que escriba sobre este viaje: terminaría siendo muy largo y tedioso... escribiré artículos sobre temas que me llamaron la atención y que me tocaron de una u otra forma. También pronto pondré a disposición de todos el blog que hice antes de viajar; ahí podrán ver cómo se fue armando el viaje y cómo fuimos consiguiendo datos; también colgaré datos de sitios recomendables como hoteles, guest houses y restaurantes y nombres de gente especial que conocí por allá y que si tienes la oportunidad de ir a India estoy segura que no te arrepentirás de haberlos conocido.
Salimos de Lima el 10 de setiembre en la noche... nos espera un largo viaje, tres aviones distintos y casi 24 horas de vuelo para llegar al subcontinente indio. Vamos Patic, mi compañera inseparable de viaje y mi hermana de alma , como alguna vez se lo dije a alguien y a quien quiero mucho; y Chelita, nuestra miss India, súper entusiasta.
La ventaja de trabajar para una línea aérea es que podemos viajar barato y con algunas ventajas. Tuvimos la suerte de viajar en primera clase en la porción más larga del recorrido: casi casi como unas reinas.
Aeropuerto de Chicago, listas para embarcarnos a Delhi en en American AirlinesCon el cambio de horario y las largas horas de vuelo llegamos a Delhi, la capital india a las 8:20pm. Ahí nos esperaban del Ringo´s Guest house, un pequeño alojamiento en la zona de Connaught Place, bastante sencillo y básico, con gente muy amable y muy buena onda; si eres mochilero y eres feliz sólo con una cama y un lugar donde bañarte, y no te molesta dormir con hormigas interplanetarias pero inofensivas, entonces este es el lugar.


Ringo´s Guest House, Delhi
Aunque Delhi es una ciudad caótica, contaminada y con un tráfico de locos, tengo que reconocer que en diez años han habido cambios positivos. La señalización de tráfico es muy buena, las pistas están en muy buenas condiciones y ya no te chocas con vacas, camellos y elefantes que te cierran el paso cual camiones de carga. Eso sí, la manera de manejar de los indios no cambiado en lo absoluto: cada quien hace lo que quiere, es la ley del más rápido... la ley de la selva. Los famosos motorickshaws o tuk tuks (muy famosos en asia) y los bicycle rickshaws pululan como hormigas por doquier y aunque no son nada seguros en caso tengas la mala suerte de tener un accidente, son la mejor opción para esquivar el terrible tráfico y llegar rápido a tu destino final.


Bicycle rickshaws
Antes de escribir sobre el recorrido en sí, me gustaría compartir un poco lo que sentí, lo que aprendí, lo que viví durante este viaje.

En India hay muchos contrastes... hay mucha pobreza: gente durmiendo en las calles, suciedad, contaminación y por otro lado hoteles gigantescos super lujosos; jardines maravillosos como el Lodi Garden o el Ghandiji memorial que te transportan a un lugar pacífico, tranquilo, sin ruido y con una energía muy linda. Obviamente contrastes hay en todos lados, pero en muchos casos aquí son más marcados que en otros países del mundo.



vacas sagradas comiendo basura

Aunque uno venga "preparado" para sumergirse en una cultura totalmente distinta, al llegar te das cuenta que hay mucho que aprender y que asimilar y que nada de lo que imaginaste se acerca a lo que te vas a encontrar. Algo tan simple como un movimiento de cabeza que nosotros interpretamos como indiferencia y agresividad es simplemente eso: un movimiento de cabeza para decir está bien (¿aún los preconceptos priman en nosotros?)

Una parte difícil de asimilar, aceptar, digerir y tolerar para nosotros occidentales es la idiosincracia india: el machismo es fuertísimo: Por un lado, las mujeres son consideradas la última rueda del coche (incluyéndonos a nosotras, las turistas), pero por otro son las matriarcas, las que deciden el futuro de los hijos y son respetadas dentro del núcleo familiar; las madres escogen a las novias de los hijos y estos se casan por orden de edad: si hay cuatro hijos en una familia, el tercero por ejemplo nunca se podrá casar antes que el segundo, deberá esperar a que su hermano mayor tenga novia y celebre su matrimonio y ya luego será su turno. La madre decide dónde, cómo y con quién se casarán sus hijos. Las mujeres son muy fuertes y trabajadoras y realizan las tareas más pesadas en el campo, en la construcción, etc.
En el interior del país y en los pueblos pequeños son más marcadas dichas diferencias.

Otro tema complicado de entender es el sistema de castas el cual tiene mucha importancia y mucho peso; y aunque la India ha entrado al mundo de la globalización y occidente tiene cada vez más presencia en su cultura, las tradiciones y el rígido sistema de castas rige aún en la vida de los indios, inclusive en las generaciones jóvenes. Tuve la oportunidad de conversar sobre este tema con un chico indio casado con española y con su amigo de toda la vida, ambos bastante "modernos" aparentemente; sin embargo al ahondar en la conversación pude entender cómo ellos también se dejan regir por las tradiciones y el sistema de castas en lo que se refiere al matrimonio y la vida conyugal. Las castas no se mezclan, y si te enamoras de una mujer de otra casta, entonces ella tiene que trabajar duro para demostrar a la familia y a los amigos que es merecedora de ser aceptada por la familia y los amigos del novio.

Muchas veces aunque no entendamos y no aceptemos las costumbres de un lugar, debemos respetarlas aunque muchas veces sean diametralmente opuestas a las nuestras: el respeto es la base de la convivencia armoniosa entre los seres humanos y debemos tenerlo presente en cada paso que demos por esta y otras vidas.

Un tema muy importante: la religión, la espiritualidad y la devoción; éstas juegan un papel primordial en la vida de los indios y una cosa que es digna de mencionar es la tolerancia religiosa que encontré allá; un buen ejemplo digno de imitar. El hinduísmo es la religión principal con casi el 92% de la población; también coexisten otras religiones como el islamismo, el sikkhismo, el budismo, el jainismo y el cristianismo, todas en perfecta armonía y respeto. Este es un tema muy importante y que caló mucho en mí durante todo el viaje y merece un artículo aparte y especial que pronto escribiré.

Mujeres realizando el puja a orillas del Ganges, Varanasi

La comida fue un tema complicado también pero que felizmente logramos manejarlo bastante bien. No entendíamos nada de nada (matar, shahi, kadai, bharma, tadka, etc) cuando nos traían los menúes y cuando preguntábamos cómo era el plato sólo nos repetían el nombre. Pedíamos "no spicy", "no pepper", "no curry", y nos decían NO PROBLEM; a la hora de la hora te picaban hasta los dientes, jaja!!!! finalmente aprendimos qué platos no picaban y nos ceñimos a esos: basmati rice, dhal, vegetable biryani, paneer teeka y a un par de platos chinos y porsupuesto mucho naan y mucho chapati SIEMPRE. Al final de la comida, un platito con anis cristalizado, anis tostado y azucarado para masticar y matar el picante y refrescar el aliento (claro, con tanto condimento).

Anís para refrescar el aliento y ayudar a la digestión

En el próximo artículo escribiré sobre nuestro recorrido por distintas ciudades y sobre los lugares maravillosos que conocimos.

No hay comentarios.: