Cine- Literatura- Música- Fotografía- Viajes- Reflexiones- Budismo- Reiki- Filosofía Oriental- Yoga y más...

25 de junio de 2008

¿Qué clase de amigo quieres ser?

Hay momentos en la vida en que es necesario que evaluemos nuestras relaciones personales (familia, amigos, parejas) y ver si están creando un efecto positivo en nuestras vidas en lugar de atarnos, hundirnos o quitándonos energía. A veces sin darnos vuenta, gastamos tiempo y energía en amistades que nos hacen perder energía y nos decepcionan en vez de cultivar aquellas que nos enriquecen, nos apoyan, nos escuchan y están a nuestro lado de corazón y sin condiciones, a través del tiempo y a lo largo de nuestro caminar.
Podemos hacer muchas más cosas buenas en este mundo cuando estamos rodeados de gente que nos entiende y que apoya los esfuerzos que hacemos sin criticarnos, con energía positiva y amor.
¿Para qué complicarnos teniendo gente a nuestro alrededor que absorbe nuestra energía y que no enriquece nuestra vida?
Es importante hacer un alto y analizar cómo nos sentimos en relación a alguien que es parte importante de nuestra vida.
No se trata de abandonar y dejar atrás a todos los seres que sintamos que no alimentan nuestro corazón de manera positiva; se trata de hacer un balance no sólo de las relaciones que nosotros tenemos sino también de cómo nosotros somos en dichas relaciones y si debemos hacer cambios.
Abrir tu corazón y decir lo que sientes, es una opción válida. Claro que esto no siempre funciona ... las dos partes deben estar dispuestas a hacerlo para que la comunicación fluya y los problemas tengan solución.
A veces uno dá más de lo normal y la otra persona se siente presionada a dar lo mismo o tal vez no está interesada en hacerlo. Tiene que haber un balance entre ambas partes para que una relación funcione.
Muchas veces los esfuerzos que haces no resultan, entonces ahí tienes que evaluar si realmente vale la pena seguir "empujando el carro solo" o debes aceptar que tienes que seguir adelante y concluir ese capítulo que no te está haciendo bien.
Yo agradezco mucho por las amigas que tengo, por el cariño que me dán, por todo lo que me enseñan, por darme su hombro para llorar, por las loras, por las risas, por las locuras que hemos hecho, por los viajes, por las sesiones de meditación y Reiki, por escucharme y entenderme, por todos estos años tan lindos en los que hemos ido creciendo espiritualmente y cada vez que nos juntamos (ahora cada vez más) nos damos cuenta de lo afortunadas que somos porque podemos compartir con alegría y orgullo todo lo que hemos aprendido y logrado.
Gracias por el día de ayer .... gracias por todo lo que me ha tocado vivir con ustedes, gracias por existir. Las quiero mucho y gracias por decirme y demostrarme que me quieren sin condiciones; es bonito escuchar la palabra "te quiero" cuando viene del corazón.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bambi yo tambien doy gracias por tenerte de Amiga. Mi vida no seria lo que es sin las Amigas que tengo y una grandisima Amiga eres TU!
con amor
marcela