Cine- Literatura- Música- Fotografía- Viajes- Reflexiones- Budismo- Reiki- Filosofía Oriental- Yoga y más...

10 de julio de 2007

Maravilla del mundo...y ahora qué?

La cuarta maravilla del mundo


Tengo que reconocer que yo no voté para que escojan a Machu Picchu como una de las 7 maravillas del mundo; me dijeron desde antipatriota hasta contreras, pero por ahí no iba la cosa: Yo estoy muy orgullosa de mi país y de las bondades que éste tiene, y me siento muy contenta cuando alguien de fuera me dice que el Perú es maravilloso, pero creo que deberíamos de votar por la creación de leyes que protejan nuestro patrimonio: Machu Picchu está pasando por una situación muy crítica: el truismo crece cada vez más pero de manera caótica: no hay un turismo planificado, el INC (Instituto Nacional de Cultura) no pone mano dura para reglamentar las visitas al santuario; el gobierno local autoriza obras que atentan contra la ciudadela, como la construcción del famoso puente que dará acceso directo a la zona arqueológica, incrementando aún mas el tráfico sin control no sólo de turistas, sino de transportes de todo tipo; el pueblo de Aguas Calientes ha crecido en forma desmedida y desordenada y dicho crecimiento origina la aparición de más deshechos que para colmo no están siendo manejados de la manera adecuada: más basura, más deshechos orgánicos e inorgánicos, mas erosión de los suelos.
Ya la UNESCO ha advertido al gobierno que está pensando seriamente en quitarle la distinción de Patrimonio de la Humanidad a Machu Picchu, debido a que no se está haciendo nada para salvaguardar su integridad.

Luego de haber ganado en el famoso concurso de las siete maravillas, el gobierno se ha comprometido a utilizar el 50% de las ganancias que genere el turismo en la ciudadela para trabajos de conservación y planificación, suena muy alentador y esperemos que esta vez no quede sólo en discursos y buenas intenciones.

Seamos positivos y esperemos que nuestra maravilla del mundo siempre nos acompañe y siga siendo el símbolo de nuestra historia y de nuestros antepasados.

No hay comentarios.: