Cine- Literatura- Música- Fotografía- Viajes- Reflexiones- Budismo- Reiki- Filosofía Oriental- Yoga y más...

20 de abril de 2007

El placer de ir al cine

Hace muchos años cuando aparecieron los sitios de alquiler de videos, la gente empezó a quedarse apoltronada en sus casas, esperaba el día viernes para alquilar sus videos para todo el fin de semana, comprar canchita para microondas y un buen litro de gaseosa. Felizmente aún éramos muchos los que preferíamos ir al cine y todavía se podían ver salas totalmente llenas y colas largas para ver una peli, como dicen los españoles. Luego apareció la tan temida piratería y la gente se dió cuenta que por el precio de una entrada al cine podía comprarse hasta 5 películas, y lo mejor de todo es que no tenía que ir a ningún sitio a devolverlas, ni tenía que pagar mora por haberse vencido la fecha de entrega. En ese momento todo cambió: las tiendas de video empezaron a quebrar, algunos cines también y muchas veces se proyectaba una película en una sala ocupada sólamente con el 10% de su capacidad. Con los avances tecnológicos, la gente se queda cada vez más en su casa: con el super Tv pantalla plana LCD, el non plus ultra DVD, el home theater, la computadora, el super nintendo, etc. ¿Qué pasa? ¿Nos vamos a volver unos anacoretas? Tenemos mil ventajas ahora y ya no tienes excusas para dejar de ir al cine; entradas 2x1, buenos cines en todas partes de Lima, festivales cinematográficos en cineclubes, etc. No perdamos las ganas de ir a una sala de cine, de hacer la cola, recibir la entrada, comprar muchas golosinas y sentarnos frente a esa pantalla gigante y sentir esa emoción inexplicable cuando las luces se apagan. Vamos, no te quedes. Apuesta por el cine!! Justo ahora hay muy buenas películas en cartelera, date una vuelta y después me cuentas.

1 comentario:

andariego dijo...

Linda, linda... sí, y no.

Es cierto que en los cines encuentras ese sabor de "los viejos tiempos" o igual y hasta te recuerda la niñez, pero sinceramente, me parece que el DVD viene un poco a darnos la opción de ver cosas que no pasan en los cines.

Las salas de hoy sólo proyectan lo que los designios americanos nos dejan y una muestra por ahí de cine latino, que comienza a hacer un poco de ruido... pero de ahí no pasan. En general, tienen películas malas.

Yo diría, "ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre", de vez en cuando una ida al cine y otra peli en casa... pero eso sí, no dejemos los libros en paz !